Entrevistas

Familia de Anastasiia

1. ¿Por qué han decidido mandar a su hija y nieta a España? ¿Era difícil tomar esa desición?

Madre: Vivimos en la zona contaminada, además estamos tan cerca de la Central Nuclear de Chernóbyl. Siempre sabíamos que para todo el mundo iba bien salir de vez en cuando de aquí y sobre todo para los niños. Los científicos dicen que  en dos meses de estar fuera de este terreno el cuerpo elimina muchas cantidades de radiación. Pero nunca teníamos medios económicos para poder hacerlo. 
 
Abuela: Habían muchos vecinos, compañeros de trabajo que mandaban a sus hijos a fueras para mejorar su salud y sabíamos que aquellos proyectos tenían mucho éxito. Así que tomamos la decisión de apuntar a nuestra nieta a este programa de acogida. Claro que estábamos muy preocupados, porque la esperaba el viaje tan largo, no nos entendíamos con la familia española, no había Internet y no era tan fácil comunicarse, como ahora. Pero todo salió muy bien y la niña se adaptó perfectamente.
 
Abuelo: Soy liquidador, la persona que estaba en la Central Nuclear desde los primeros días de la catástrofe. Ayudaba a evacuar a la gente y liquidar las consecuencias del desastre. No teníamos mucha información sobre lo que había pasado. Después de unos años ya pude entender lo grave que era para todos nosotros, por eso era muy importante buscar algo para ayudar por lo menos a nuestra nieta. Así que, cuando nos llamaron del Centro Doviria y dijeron que había una familia que esperaba a Anastasiia en verano, nos pusimos muy contentos.
 
 

2. ¿Qué podéis contar de esta experiencia? ¿Habéis notado algunos cambios en la niña?

Madre: El objetivo básico siempre ha sido el saneamiento de mi hija..Con lo que va fuera de esta zona para los dos meses de verano ya es suficiente para su salud. Además la niña ha aprendido el idioma y domina euskera perfectamente. 
 
Abuela: Hasta su comportamiento es otro, cuando vuelve a casa. Durante los primeros días intenta poner las normas de la familia de acogida en nuestra casa. Dice, “Eso nunca hacen allí,” ” Eso no sería bueno en España”, etc…. 
 
Madre: Notamos que la niña no coge tantos resfriados a lo largo del año escolar,  siempre vuelve más sana, guapa y morena, suele crecer. Se nota que aparte de mejorar su salud lo pasa muy bien. con su familia de acogida. Tiene muchos amigos allí, va a la playa, piscina. Hay muchos eventos y parece que no pierde ninguno. Y son muchísimas cosas más. La lista puede ser interminable.
 
Abuelo: Conocemos a la madre de acogida Oihana que vino a nuestra casa dos veces. Hace dos años, cuando nos dijeron en Doviria que ella iba a venir a Ivankiv para conocernos, estábamos muy preocupados. No sabíamos que la gustaba a comer, como íbamos a hablar sin saber el idioma, etc., era la primera vez que recibíamos a un extranjero. Pero cuando vino, ya vimos que era una majísima persona, si como fuera un miembro más de nuestra familia. Y cuando Anastasiia está en el País Vasco con la familia de Oihana, sabemos que la niña está divinamente. La enseñan mejor de lo mejor y la dan más que podemos dar nosotros en todos los sentidos.
 
Madre, abuelos: Nos gustaría dar gracias a nuestra familia de acogida y a toda la gente que organiza estos proyectos.Agradecemos la oportunidad que dais a los niños de mejorar su salud, abrir otro mundo para ellos, aprender tantas cosas. No es solamente el programa de saneamiento. Es el programa cultural, de mucha humanidad Ya tenemos la familia y amigos desde tan lejos y somos muy orgullosos por eso. 
Muchas gracias y os esperamos aquí en Ucrania.

Familia de Oleksandra 

1. ¿Por qué han decidido mandar a la niña a España?

Madre: Todos sabemos que vivimos en la zona afectada y muy cercana a la Central nuclear de Chernóbyl. Respiramos el aire y consumimos los productos de aquí. Los niños sufren más de todos. Sus cuerpos tienen muy pocas defensas. Esa era la primera razón para apuntar a nuestra hija a este programa de acogida de los niños. 
 

2. ¿Fue difícil tomar esta decisión y mandar a su hija tan lejos? ¿Qué esperaban de este proyecto?

Madre: Sabíamos que la niña iba a estar bien en la zona limpia con la alimentación completa, porque España siempre tenía fama de la las comidas buenas y variadas. Sabíamos que la niña iba a ver cosas que nunca la podíamos ofrecer: la playa, montañas, etc… , todo lo que fuera necesario para mejorar su salud.
 
Padre: Por un lado sí, porque era todavía muy pequeña y era lógico que estábamos preocupados. Por otro lado, nuestra hija mayor ya viajaba con otra asociación de Madrid durante 4 veranos, estaba muy contenta, así que sabíamos que era y tuvimos confianza. Hasta la familia de acogida de Oleksandra nos preguntó si era difícil tomar aquella decisión, porque ellos imaginaban que era muy duro separarse de la niña tan pequeña y dejar a viajar tan lejos con la gente que no conocían para nada. Luego se adaptó rápido, porque habían dos hijas más en la familia y eso lo facilitó mucho.
 

3. ¿Qué cuenta su hija? ¿Cómo es su experiencia sobre el País Vasco?

Padre: Oleksandra está muy feliz, dice que allí está su segunda familia.  Está allí si como fuera su casa. Sigue el ritmo de la familia, si como fuera una más de ellos toda su vida.
 
Oleksandra: Tengo muchas actividades. Nunca paramos. Vamos a la piscina, andamos por las montañas, tenemos la playa al lado. Siempre participamos en las fiestas del pueblo y es muy divertido, visitamos a los parientes y tengo un montón de amigos. No imagino mi vida sin esta gente. Me encanta el País Vasco. Allí todo es muy interesante, me encanta. Espero mis vacaciones de verano con mucha impaciencia. Echo de menos a mi familia de acogida y les agradezco todo.
 

4. ¿Qué cambios han notado? ¿Por qué este proyecto ha sido tan importante?

Madre: Oleksandra siempre vuelve más guapa, su color y expresión de cara son otros – es más feliz y sana.
Pero en primer lugar es su salud. Su estancia en España durante sus vacaciones ayuda a mejorar su salud y pasar el invierno con menos enfermedades respiratorios y resfriados. Así que no pierde tantas clases y es más fuerte.
Gracias a este proyecto y su familia de acogida ha podido conocer otro país, aprender el idioma, tradiciones y costumbres que son muy importantes también.
 
Hace dos años la familia de acogida vino a Ucrania y tuvimos la magnífica oportunidad de poder conocer a ellos personalmente. Estábamos muy felices y lo pasamos genial. Esperamos que van a poder a volver más veces, porque nosotros les consideramos como los miembros de nuestra familia.
 
Madre, padre: Queremos dar gracias a nuestra familia y a todos los de la Asociación Chernobilen Lagunak por todo lo habéis hecho y seguís haciendo para nuestros niños de la zona de Ivankiv. No hay palabras para expresar todo lo que sentimos.En tantos años habéis hecho más que nuestro propio gobierno.